sábado, 17 de febrero de 2018

La posibilidad de un futuro estable: God's Own Country (Francis Lee, 2017)

Johnny se encarga casi por completo de la granja mientras su abuela cuida a su padre enfermo. Cuando las cosas se complican con la muerte de algunos animales, contratan a Gheorghe para que los ayude con los quehaceres de la granja. Johnny y Gheorghe no se llevan bien en principio, pero poco a poco va surgiendo una relación intensa entre ellos.

Francis Lee, director y guionista del filme, hace que sus personajes compartan varios silencios incómodos antes de que la relación comience a fluir. Incluso después de que tienen sexo la primera vez, cuesta que ambos personajes interactúen. Y esto hace de God's Own Country una película fascinante. Porque indaga en la intimidad más allá de las palabras, la intimidad tan profunda tras los besos y que Johnny tanto rechaza al principio. Y al final, se propone la posibilidad de un futuro estable en una pareja gay. Que el guión y la dirección sostengan esto es de admirar porque quiere decir que se están planteando más tramas de parejas homosexuales más allá del VIH, la promiscuidad y la homofobia, que algunas son características vinculadas a tal grupo social, pero que no son las únicas.

Johnny y Gheorghe van desde la profunda apatía al enamoramiento a través de un proceso complejo que se toma su tiempo y el cual Francis no se intimida en mostrar sus diversos recovecos: sexo oral, caricias, besos, miradas, silencios, abrazos. Todos estos son gestos conjugados erráticamente por lo maleable de las personalidades retratadas. En este sentido, Josh O'Connor y Alec Secareanu trazan una química fascinante con sus actuaciones. Sus miradas sugieren un deseo y una tristeza con intentos de control que tienen resultados irregulares sobre sus actitudes.

Hay detalles del filme que hacen recordar a Brokeback Mountain (Ang Lee, 2005); sobre todo la escena cuando Gheorghe se desnuda para limpiarse el cuerpo con un trapo mientras Johnny ve muy de reojo desde adelante. Pero también están los paisajes que sugieren desolación y silencio en un mundo donde el hombre lleva una lucha propia para hacerse un lugar entre la naturaleza. Está la rutina campestre que recuerda a la rutina de Jack y Ennis cada mañana.

Al final, Francis ha construido, gracias a las actuaciones, la dirección y el guión, un mundo donde la homosexualidad tiene problemas que son superables para la pareja frente a la pasión que los une.


viernes, 16 de febrero de 2018

8º edición de My French Film Festival (III): Belle à croquer (2017)

Con un estilo que recuerda a Wes Anderson llevado hasta sus últimas consecuencias, Belle à croquer de Axel Còurtiere cuenta la historia de Oscar Migusto, un caníbal que se enamora de la señorita Zanahoria, una vegetariana acérrima, pero es muy tímido para decírselo. La señorita lo invita a una cena con, por supuesto, un menú vegetariano.

Si bien la trama del cortometraje podría catalogarse de previsible, el estilo colorido y juguetón la hace un placer visual e, incluso, auditivo. La paleta de colores va desde el rosa hasta el verde, pasando por los azules del pasillo. Los guionistas se las ingenian para que la pesadilla vegetariana de Oscar sea bastante sádica y curiosamente femenina: "¡Sé un hombre!". Como si comer vegetales fuese la prueba de masculinidad y, no como se pensaría contrariamente, por comer carne.

El despliegue de efectos visuales que tienden a la caricaturización también forman parte del encanto del corto. Los colores estridentes utilizados en la máquina que genera los alimentos de Oscar al comienzo o el diseño de la industria vegetariana dan cuenta de un mundo imaginado desde los extremos del gusto, con la posibilidad de que ambos extremos se atraigan.


jueves, 15 de febrero de 2018

Anticipación a Call Me by Your Name (Luca Guadagnino, 2017)

What never crossed my mind was that someone else who lived under our roof (...) in my immediate world might like what I liked, want what I wanted, be who I was.

(...) don't hurt me, which meant, hurt me all you want.

Did you know I came in your mouth last night?

People who read are hiders. They hide who they are. People who hide don't always like who they are.

Perhaps the physical and the metaphorical meanings are clumsy ways of understanding what happens when two beings need, not just to be close together, but to become totally ductile that each becomes the other. To be who I am because of him. To be who he was because of me.
Call Me By Your Name, André Aciman

Para apaciguar la impaciencia por el filme interpretado por Thimotée Chalamet y Armie Hammer que se estrena el 22 de febrero en las salas argentinas, cometí el insulto de buscar el libro por internet. Es un insulto porque soy de quienes defiende la lectura en físico. Pocas cosas hay en la vida como detallar el trabajo de edición dedicado a la obra, oler las páginas y efectivamente pasarlas a medida que nos adentramos en estas vidas escritas. Manguel exploraba en Bibliotecas toda la geografía que se desarrolla en el acto de leer un libro, en el recorrido de la mirada, que si bien ocurre frente a la pantalla de una manera similar, pasa con una distancia impuesta. Pero divago.

Quien haya visto el tráiler del filme, quien ya haya visto la película por internet o quien haya leído el libro; sabrán que esta es la historia, situada en un pueblo de Italia, de un primer amor entre Elio, un chico de 17 años, que se enamora del asistente de verano de su padre, Oliver.

La lectura, repleta de emoción, hizo espejeo con mis propios enamoramientos y deseos de adolescente. Me pareció que la energía de Elio cogió cuerpo a lo largo de las primeras ochenta o noventa páginas del "libro" (¿cómo llamar libro a algo que leí en el celular?), de la novela, digamos. Y sobrepasó las etiquetas que encontré en internet investigando un poco más sobre André Aciman, el autor; etiquetas como "novela rosa". La historia de Aciman tiene las tonalidades vivas de ese durazno con el que Elio y Oliver tremendean: rosa, sí, pero con pinceladas rojas, amarillas y naranjas. Tiene las tonalidades de los trajes de baño que Oliver viste alternadamente: rojo, verde y azul. De rosa tiene el enamoramiento, y los homofóbicos o burlones dirían el "mariqueo", pero el color de la perversión y el deseo es mucho más intenso. 

Aciman hace que las acciones de los personajes principales fluyan enérgicamente. Es una lectura emocionante cuando el propio personaje reconoce que, en medio de tales paisajes naturales, ha hecho viajes apasionantes a través de la lectura. La novela en sí misma se convierte en un viaje de ésos; un viaje que uno quisiera hacer mientras no se da cuenta de que ya lo está haciendo a través de una lectura tan liberadora de la pasión y el primer amor. Porque qué mejor manera de retratar el amor si no es a través de la confusión de las sensaciones, emociones y pensamientos. El amor no es unívoco y es esto lo que explora Aciman sobre todo desde el personaje de Elio. El amor no es sólo puro, sino perverso y vengativo también, como cuando Elio piensa que Oliver se está acostando con todas las mujeres el pueblo, así que él se acuesta con Marzia.

Al final, el devaneo amoroso se va apagando para que la separación no sea un golpe. Que mejor quede como recuerdo las seis semanas de ese verano: la ventana francesa, la cama, el durazno, las tardes silenciosas, los recorridos trotando, las mañanas de natación, el secreteo, las caminatas. Y no el dolor. O no tanto el dolor ni la ausencia. Ya tendremos tanto, tantísimo de eso.







domingo, 11 de febrero de 2018

8º edición de My French Film Festival: Le Scénariste (François Paquay, 2016)

En Le Scénariste, Jonas acepta recibir ayuda de otro guionista recomendado por su productor para hacer algunos cambios necesarios en el guión que ha estado trabajando desde hace bastante tiempo. Para esto, pasan un fin de semana bastante desatado en casa de Jonas y su esposa hasta descubrir qué era lo que le faltaba al guión y quién era en realidad esta ayuda tan recomendada.

El encanto de Le Scénariste es que se basa en un enredo bastante increíble para brindarnos un guionista bastante excéntrico como ayuda para la inspiración de Jonas. Sea una parodia aguda de lo que debe considerar un guionista al momento de inspirarse para escribir una historia o una sencilla comedia con visos de thriller, el cortometraje se sale con las suyas en ambos casos. Entre chistes simples y buenas actuaciones de parte de todos los involucrados sin siquiera caer en los clichés de ciertas etiquetas sociales que es preferible no mencionar para no aguar la sorpresa, al final la película tiene la agudeza de asomar lo que arriesga un escritor cuando quiere escribir una buena historia: su propio compromiso y los riesgos de ello.

Bastaría recordar Adaptation (Spike Jonze, 2002) para darse cuenta de que el corto bebe un poco del desenfreno de aquel largometraje, del contraste entre la corrección y el destape de los hermanos Kaufman. Mientras, en el corto, Jonas indaga introspectivamente en su personaje y el ayudante despedaza el guión mientras bebe vino y se acuesta con las mujeres con quienes se rodea.

sábado, 10 de febrero de 2018

8ª edición de My French Film Festival (I): Lazare (2016)

Desde el 19 de enero y hasta el 19 de febrero, pueden ser vistas en línea las películas seleccionadas para la octava edición de My French Film Festival. Acá en el blog, iremos revisando algunas de las opciones.

Empezamos con la sección What The F...rench?! donde está Lazare (2016). En ella una cita a ciegas en casa de uno de los involucrados se torna sorpresiva. El cortometraje de apenas 21 minutos se desarrolla graciosamente entre chistes, rarezas y enredos. Si bien resulta increíble que todo lo ocurrido pase en la vida real, es verosímil dentro de los parámetros del corto. Y todo se podría sospechar desde un principio considerando la belleza de la mujer involucrada.

Lo más llamativo es el diseño de producción. Los colores de las paredes de la cocina y los de la sala dan cuenta del rollo en el que se está metiendo el personaje principal. Incluso el mismo diseño del apartamento y del edificio donde está situado fascina por la disposición de los objetos y los muebles.

Mención aparte también merece Cosme Castro. Enrarece con mucha gracia y espontaneidad a Lazare con tics y gestos que nos engañan incluso de quién será el verdadero problema en esta situación.


jueves, 8 de febrero de 2018

The Post (Steven Spielberg, 2017) o el compromiso de informar

The Post, estrenada en Argentina el 1º de febrero y próxima a estrenarse en Venezuela, cubre la situación por la que pasó The Washington Post a principios de los 70 cuando se descubrieron los papeles vinculados con la guerra de Vietnam y el apoyo de ésta por parte de cuatro presidentes de los Estados Unidos.


Más allá de la perspectiva almibarada de la que Spielberg no puede escapar (esa secretaria que se acerca a Kay Graham para decirle que ojalá ganen el juicio y luego la señora Graham observa cómo pisotean a la pobre secretaria), la fortaleza de la película reside en el homenaje que se le hace al oficio de hacer noticias y, en general, de armar un periódico. Las escenas dedicadas al ensamblaje de las noticias, sobre todo la primera que nos mantiene a los espectadores en vilo sobre si saldrá o no en primera plana el reportaje de los papeles sobre la guerra de Vietnam, son el clímax necesario para los giros que ha tenido la trama previamente.

En este sentido, sólo puede sumar la presencia de Meryl Streep como Katherine Graham. Con su voz honda, a la vez flexible a la risa complaciente y firme cuando tiene que plantarse si es burlada su vulnerabilidad, Streep le brinda gravedad al rol y atrae momentos llenos de mucha intimidad como cuando recuerda junto a su hija los principios fundacionales del periódico. Hay ciertas miradas de ella, cierto gesto de sus labios, que sugieren años de soportar el que la pusieran a un lado.

No es para dejar a un lado tampoco el rol pequeño de Sarah Paulson. Si de buenas a primeras parece el típico papel de la esposa que apoya al marido trabajador, una sola escena basta para que Paulson aproveche el diálogo sobre la valentía de Graham y veamos su capacidad de sugerir todo lo que aguantan las mujeres detrás de ciertos hombres poderosos. Lo mejor es que no hay reproche en sus gestos, sino una sonrisa de reconocimiento y miradas de apoyo hacia Ben Bradlee, un Tom Hanks siempre confiable.

Al final, Streep carga el compromiso de llevar adelante una película sobre la libertad de expresión por delante de las reuniones sociales y laborales. Informar es darle sentido siquiera efímero a lo que viene de afuera antes de que sea asimilado por los otros, con todos los riesgos que esto conlleve.


lunes, 5 de febrero de 2018

Ganadores de la 3ª edición de la Guayaba de Oro

Entre chistes, risas y recuerdos de nuestros inicios turbulentos, dimos a conocer los ganadores de esta edición de la Guayaba.

MEJOR PELÍCULA
1º Sieranevada
2º Dunkirk
2º 20th Century Women
4º Manchester by the sea

MEJOR DIRECTOR
Kelly Reichardt, Certain Women
"Porque en su mirada encuentra la poesía de estas tres mujeres que sobreviven la rutina de un pequeño pueblo de Estados Unidos".

2º Christopher Nolan, Dunkirk
3º Kenneth Lonergan, Manchester by the sea

MEJOR ACTRIZ
Annette Bening, 20th Century Women
"Porque la severidad de sus gestos esconde una sabiduría que atraviesa la década retratada hasta llegar al sentido profundo de la película".

2º Michelle Williams, Certain Women
3º Juliette Binoche, Un beau soleil interieur

MEJOR ACTOR
1º Casey Affleck, Manchester by the sea
"Porque su entumecimiento es muestra de que la pérdida es mucho más profunda que el sentimiento".

2º Vicente Quintero, El Amparo
3º Harry Stiles, Dunkirk

MEJOR ACTOR DE REPARTO
1º Lucas Hedges, Manchester by the sea
"Porque en su ironía hay una búsqueda amarga de lo que significa vivir".

2º Billy Crudup, 20th Century Women
Patrick Stewart, Logan

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO
1. Greta Gerwig, 20th Century Women
Porque en su ligereza esconde la trascendencia de una vida inspirada en la rebeldía.

2. Lily Gladstone, Certain Women
3. Hayley Squires, I, Daniel Blake
4. Michelle Williams, Manchester by the sea

MEJOR ELENCO
20th Century Women

2º Manchester by the sea
3º Certain Women

MEJOR GUIÓN
Mike Mills, 20th Century Women

2º Cristi Puiu, Sieranevada
3º Kenneth Lonergan, Manchester by the sea

MEJOR FOTOGRAFÍA
Christopher Blauvelt, Certain Women
Hoyte Van Hoytema, Dunkirk

3º Rui Poças, Zama

MEJOR VESTUARIO
1º Madeline Fontaine, Jackie
Porque los diseños y colores no sólo emulan una época, sino que atraviesan el rol de Jackeline Kennedy y su luto frente a la pérdida de su esposo.

2º Jennifer Johnson, 20th Century Women
3º Catherine Marchand, A Quiet Passion

MEJOR BANDA SONORA
1. 20th Century Women

Dunkirk
Person to Person

MEJOR EDICIÓN
Jonathan Amos y Paul Machliss, Baby Driver
Por su combinación vibrante entre persecución y ritmo, música y montaje.

2º Lee Smith, Dunkirk
3º Tom Cross, La La Land
4º Karen Harley y  Miguel Schverdfinger, Zama

domingo, 4 de febrero de 2018

Las nominadas a la Guayaba de Oro (y XV): 20th Century Women (Mike Mills, 2016)

Yami le dedicó una entrada a mediados del año pasado a esta la película con más nominaciones en esta edición de la Guayaba de Oro y, de hecho, la más nominada en estos tres años, así que dediquémosle un poco más de tiempo.

Con tres de sus actores nominados además del elenco, 20th Century Women es un retrato apasionante de tres mujeres en la década de los setenta: Annette Bening, Greta Gerwig y Elle Fanning. Las actuaciones tan comprometidas de las dos primeras las llevaron a ser nominadas en Mejor Actriz y Mejor Actriz de Reparto, respectivamente. Son presencias disímiles que se complementan y confluyen en ese personaje con cierta rebeldía que es Jamie. Billy Crudup, nominado en Mejor Actor de Reparto, no hace de su papel un modelo para el chico, sino un hombre que sigue su propio camino. Y probablemente esto sea lo fascinante de todos los actores, reconocidos también con una nominación en Mejor Elenco, que la película sigue sus pasos incluso de forma independiente. Ésta es una de las riquezas del guión de Mike Mills, nominado en su respectiva categoría de Mejor Guión.




Aunque usualmente pensamos que es más complejo el diseño de vestuario para siglos previos al XX, manejar los detalles de colores y cortes que usaría cada personaje es una tarea que complejiza cualquier época. Y en esto, la película de Mills aprovecha los lugares que rodean a los personajes para contrastar colores y diseños de su vestimenta. Esto hace meritoria la nominación en Mejor Vestuario, aunque la competencia es reñida.

Además, el filme no sólo usa muchas canciones del punk de los 70's, sino también música compuesta por Roger Neill expresamente para la ocasión. Esto hace la nominación de la película en la categoría de Mejor Banda Sonora una candidata compleja que reúne las dos vertientes consideradas dentro del grupo: la composición de piezas musicales y el uso de canciones previamente grabadas. En este enlace hay una entrevista en inglés a Roger Neill donde él detalla cómo fue el proceso de composición.

Finalmente, aunque la película tiene fuerte competencia en la que usualmente llamamos 'categoría principal', su resonancia en diversos ámbitos la hace merecedora del puesto en Mejor Película.

Las nominadas a la Guayaba de Oro (XIV): Manchester by the sea (Kenneth Lonergan, 2016)

Nuestra tercera nominada en la categoría de Mejor Película es un retrato amargo con toques de humor sobre la pérdida y la depresión posteriores a la muerte. Manchester by the sea no rehuye del dolor sino que le da la bienvenida con el añadido de la torpeza característica del ser humano. Dan cuenta de esto los personajes escritos por Lonergan, nominado en Mejor Director Mejor Guión, y sus diálogos rodeados de un clima desolador.


Cuatro de las siete nominaciones que recibió el filme para la Guayaba de Oro son por sus actuaciones. Lidera el grupo Casey Affleck en Mejor Actor como Lee Chandler, un papá que enfrenta la pérdida de sus familiares cercanos a través de la evasión. Si no se entiende que el rol de Affleck está como entumecido, su actuación saca fuera de lugar. Después están Michelle Williams y Lucas Hedges en Mejor Actriz de Reparto y Mejor Actor de Reparto, respectivamente. El papel de Williams tiene pocas escenas, pero esparcidas a lo largo de la película y dos de ellas resuenan por el contraste de emociones entre la rutina hogareña y la devastación atropellada que no encuentra las palabras exactas. Hedges, con más tiempo, tiene el compromiso de llevar gran parte del humor de la película, sobrellevar la pérdida lidiando con su adolescencia.


Las nominaciones a las actuaciones de la película se consolidan con la categoría de Mejor Elenco donde aún los papeles pequeños tienen oportunidad de un momento llamativo. Destacan Kyle Chandler, Gretchen Mol y Matthew Broderick en personajes que con una o dos escenas dan cuenta del mundo aislado en el que viven.

sábado, 3 de febrero de 2018

Las nominadas a la Guayaba de Oro 2018 (XIII): Dunkirk (Christopher Nolan, 2017)

Para unos un buen ejercicio narrativo y para otros una de las mejores películas de guerra en la historia del cine. Sea como sea, Dunkirk recibió seis nominaciones para la Guayaba de Oro y, aunque los enguayabados votantes no tienden a coincidir con la Academia (Carol ni fue nominada a Mejor Película o Director, y Sueño de invierno ni siquiera en la selecta categoría de Mejor Película Extranjera), tiene chance de ganar algunas categorías.

Nominada a Mejor Banda Sonora, sobre todo por sus efectos de sonido, no se puede dejar de lado el trabajo de Hans Zimmer. Recurrente colaborador de Nolan y nominado múltiples veces al Óscar, Zimmer compone una obra hipnotizante que acompaña la angustia de estos solados en su recorrido.


El trabajo de montaje reconocido con una nominación en Mejor Edición es visible, no sólo por el salto de la tierra al aire y al mar, sino también por el salto temporal que registra el filme tan fielmente. Hay una urgencia que la edición hace palpable y volatiliza cualquier tranquilidad.

La cinematografía de Hoyte Van Hoytema, reconocida con una nominación en Mejor Fotografía para la Guayaba de Oro y más allá del avance técnico que es de admirar, le brinda la imagen un carácter de pesadilla confusa que perturba porque no es un sueño del que se pueda despertar. Es una pesadilla vívida, real y urgente. 




En este enlace, Christopher Nolan, nominado como Mejor Director, habla de la complejidad de filmar bajo ciertas condiciones cinematográficas y sobre la actuación de Harry Stiles, sorpresivamente nominado en la categoría de Mejor Actor en nuestra Guayaba.

Si bien los filmes de guerra tienen cierto terreno ganado en cuando a su evidente relevancia tratando temas como la supervivencia, la muerte, la unión y la esperanza, Dunkirk gana terreno en el campo técnico como un resultado redondo desde todos los aspectos. He ahí la razón de su presencia en la categoría principal: Mejor Película.

Las nominadas a la Guayaba de Oro 2018 (XII): Certain Women (Kelly Reichardt, 2016)

La duodécima nominada a la Guayaba de Oro está presente en cinco categorías. Certain Women retrata con taimada poesía las vidas de tres mujeres en un pueblo estadounidense. A las tres se les presenta un conflicto y cada una lidia con éste de la mejor manera posible.

Kelly Reichardt es la primera mujer nominada en Mejor Director. Hacer en tres años lo que al Óscar le tomó décadas y con más nominados simplemente se puede justificar con más votantes en la Academia (mayor dificultad de consenso) y con una época más abierta, sólo en apariencia, a las mujeres detrás de la cámara, y del poder en general. Más allá de esto, las sutilezas plasmadas en el filme son un gran logro de Reichardt que ya venía trabajando en sus filmes previos, pero aquí se hace más palpable la presencia de momentos memorables.

(El video a continuación tiene calidad errática, pero fascina por cómo surgió el filme para Reichardt)


Michelle Williams, también nominada en Mejor Actriz de Reparto, fue nominada en Mejor Actriz por su Gina. Hay miradas de ella, como la que le lanza a su esposo en la casa del vecino o la que tiene cuando se toma el vaso de vino, que nos hacen entrever una mujer concentrada en sus deseos y aspiraciones. En el cuerpo de Williams, Gina lidera estas tres historias porque es quien mejor logra llevar a cabo sus intenciones, sobrepasando los obstáculos con franqueza sin perder de vista lo que los demás arriesgan o abandonan por ella.

En vista de que no hay disponibles extractos de la película donde esté Williams, aparte del tráiler, hablemos de Lily Gladstone, nominada como Mejor Actriz de Reparto por su papel como ranchera. Planteado como un personaje anónimo, Gladstone le brinda particularidad a su vida haciendo las actividades cotidianas del rancho y cuando conoce a Elizabeth (Kristen Stewart). Pareciera haber cierta empatía entre ellas, cierta complicidad, que se desproporciona como una profunda decepción. La reacción de Lily se convierte en una lección de franqueza y humildad memorables.

Williams y Gladstone se unen con Laura Dern, Kristen Stewart, Jared Harris y James Le Gros para la nominación conjunta en Mejor Elenco. Hay un hermoso trabajo coral que cada uno hace ver como sencillo.

En este enlace, Kelly Reichardt habla de la colaboración con Christopher Blauvelt, nominado para nuestra Guayaba de Oro en Mejor Fotografía, sobre filmar en 16 mm, sus referentes pictóricos (Alice Neel y Milton Avery) al momento de pensar en la película





viernes, 2 de febrero de 2018

La resonancia de los ancestros. Coco (Lee Unkrich y Adrián Molina, 2017)


Recuérdame, le canta Miguel a su abuela en un último intento porque recuerde a quien le dio vida. Hasta este momento en la película hemos seguido a Miguel y a su familia en el recorrido por el mundo de los muertos luchando por volver al mundo de los vivos, pero no con la fácil concesión de un familiar, sino con la concesión de un ídolo y de lo que profesa tal ídolo. Hemos seguido a Miguel, entonces, en la consolidación de un talento, la música, que lo lleva hasta enfrentar a sus muertos.

Curiosamente la escena que se siente más desoladora, la escena que destaca la soledad intrínseca de cada ser humano, no es con un familiar de Miguel, sino con el amigo de Héctor, éste a quien le piden prestada la guitarra. El momento donde Héctor canta y quedan a solas Miguel y él es de una potencia casi innombrable porque se trata del olvido, de la anulación completa del ser humano. Miguel y Héctor están en la búsqueda del recuerdo más allá de la fama, del simple y llano recuerdo de atesorar una foto en un altar como celebración de lo que fueron las personas en un momento. Y es bastante insospechado que una película para niños ponga en escena instantes así.

Entonces, hasta este momento, hemos escapado de los vivos junto con Miguel para llegar a su ídolo, pero ahora es él quien, cantándole Recuérdame a su abuela, enfrenta a los vivos, les da valor a través de su talento. ¡Y cómo Unkrich, Molina y el equipo entero que nos permite detallar las arrugas de Coco nos descubren desarmados frente a la emoción de que la existencia se sustente de los recuerdos! Cómo nos hacen reconocer que la música sea un homenaje a nuestros ancestros, pero no como una aceptación almibarada de lo que hacemos, sino incluso a pesar del rechazo, por el rechazo. ¡Cómo nos molesta la abuela que se entromete en el talento de Miguel, por ejemplo! Al final, éste no es más que un motivo para ver atrás y poner en perspectiva el hecho de que el talento y la familia no se antagonizan, como ejemplifican Ernesto de la Cruz o los ancestros de Miguel. Se superponen a ratos, pero conviven siempre. Porque el talento viene de quienes nos antecedieron, sea en la familia, por amigos o culturalmente incluso.

Y sí, es cierto que cierta villanía en el filme empaña sus fortalezas como posible obra maestra o algunos giros en la trama ralentizan el fluir de la historia, pero son tropiezos menores frente a tal escena desoladora, frente a ese homenaje burlón a Frida Kahlo y frente a ese canto final, certero con respecto a quienes somos más vulnerables: los abuelos. Porque, si con los padres es una lucha porque ellos siempre nos ven como niños y nosotros insistimos en demostrarnos adultos; frente a los abuelos, siempre somos consentidos y son ellos una bisagra a nuestra historia ancestral. Con los abuelos, siempre somos niños, pero no por lo mimados, sino por cierta complicidad no enunciada; complicidad más que palpable en Coco, puesto que la bisabuela confunde a Miguel hasta que llega el final y, éste, al mismo tiempo, conoce la historia de su bisabuela. La película termina siendo así una indagación de los ídolos familiares y no tanto de esos ídolos truculentos que brinda la fama.


Las nominadas a la Guayaba de Oro (XI): Sieranevada (Puiu, 2016)

Es la nominada a Mejor Película con menos nominaciones: dos apenas, la otra siendo en Mejor Guión. Pero esto sólo la hará más interesante si llega a ganar el gran premio de la noche.

El filme de Puiu, también guionista de la obra, indaga en la dinámica y los conflictos de una familia rumana a través de una situación ritual: la muerte del padre de la familia. Esto desata posturas y confesiones religiosas, laborales, políticas y amorosas interpretadas por un elenco fascinante que pareciera estar entrampado en sus propias costumbres. Muestra de esto es la imposibilidad de comer hasta que se lleve a cabo el ritual mortuorio.



Estas dos entrevistas breves fueron hechas a Puiu en el Festival de Cannes del año pasado por dos medios diferentes. Repasan temas de la duración en el cine, consejos sobre no tomar consejos, historia rumana y su revisión actual. En Youtube se consiguen más entrevistas, pero la mayoría está en francés y sin subtítulos.

jueves, 1 de febrero de 2018

Las nominadas de la Guayaba de Oro (X): El Amparo (Rober Calzadilla, 2017)

Nuestra décima nominada proviene de Venezuela. Es la segunda película venezolana nominada en la Guayaba de Oro, después de Desde allá (Lorenzo Vigas, 2016) el año pasado, que recibió dos nominaciones, de las que Luis Silva ganó Mejor Actor de Reparto.

Esta vez el nominado es Vicente Quintero en Mejor Actor por El Amparo (Rober Calzadilla, 2017). Quintero, con tremendo compromiso, nos sumerge en la angustia y la desesperación de su personaje por sobrevivir en medio de la confusión. El filme, ambientado en la masacre de El Amparo ocurrida en 1988, participó en el BAFICI del año pasado y estrenó en Venezuela por los últimos meses del año.

A continuación, una entrevista a ambos protagonistas de la película.


Las nominadas de la Guayaba de Oro 2018 (IX): Zama (Lucrecia Martel, 2017)

La novena nominada a la Guayaba de Oro 2018 es una película argentina que aparece en dos categorías: Mejor Fotografía y Mejor Edición. Sigue los pasos de Cómo funcionan casi todas las cosas (2015) de Fernando Salem que, el año pasado, fue nominada en tres categorías, e incluso ganó Mejor Guión. Hasta ayer se podía conseguir la película de Lucrecia Martel todavía en la cartelera del cine Gaumont.

En este enlace se puede leer una entrevista hecha por El Espectador Imaginario a Rui Poças en torno a su trabajo como Director de Fotografía en el filme. 


miércoles, 31 de enero de 2018

Las nominadas a la Guayaba de Oro 2018 (VIII): Baby Driver (Edgar Wright, 2017)

Nuestra octava nominada está editada a partir del uso de canciones que distraen el ruido escuchado por el personaje principal. Esto le brinda una agilidad feroz a una película que, de resto, podría pasar por debajo de la mesa si fuera por su trama. El dinamismo de las escenas de persecución, de las que el filme depende para mantener el interés del espectador, vuelve muy valiosa su única nominación en la categoría de Mejor Edición.

A continuación, la escena que inicia la película para dar cuenta del esmerado trabajo de edición.


martes, 30 de enero de 2018

Las nominadas a la Guayaba de Oro 2018 (VII): Un beau soleil interieur (Claire Denis, 2017)

En manos de otra actriz, Isabelle parecería una artista obsesionada con el sexo. Pero en el cuerpo de Juliette Binoche, se siente una artista en busca del amor puro, no sin antes reírse un poco de ella misma. La presencia que le brinda a Juliette a Isabelle amerita esta su segunda nominación a la Guayaba de Oro en la categoría de Mejor Actriz porque conjuga caprichos con inquietudes al mismo tiempo que se rebela en contra de las comodidades de su entorno.

A continuación, dos escenas de la película.



domingo, 28 de enero de 2018

Las Nominadas a la Guayaba de Oro (VI): Person to person (Dustin Guy Defa) USA 2017

Una sencilla y selectiva propuesta escrita y dirigida por Dustin Guy Defa sobre pequeñas relaciones que forman las microhistorias del film. Sin llegar a trascender -y creo que allí es donde está su magia, nos acerca a cualquier historia de un día cotidiano en New York.



Una estética glow e indie, que en técnica (uso de 16mm) y propuesta nos remite también al corte y estilo que patentó Woody Allen.



Nominada para  Mejor banda sonora en la tercera edición de la Guayaba de Oro y elegida por su calidad musical, nos invita a pasar por géneros y épocas que van desde el Gangster Soul, Gospel explotion, jazz hasta el metal song llamado también "Suck on Greed".




Soundtrack completo (contando las anteriores):

1- Suck on Greed -Te Chuck house Band
2- Forest Fire -Briana Marela
3- I Got´ Cha  -Green flow
4- The love I see now -The Arrows 
5- Triumph
6- Hard writing hand -Luke Temple
7- Where is the love -The monzas
8- It must be love -The moments
9- Relaxin' at camarillo -Charlie Parker
10- I'm gonna  miss you -The volumes
11- It ain´t pair - Ahead of our time
12- Time -Shirley Ann Lee
13- Everything gonna be alright -Shirley Ann Lee
14- One more time -Redbone

Las nominadas de la Guayaba de Oro (V): I, Daniel Blake (Ken Loach, 2016)

Detrás de la fragilidad que transmite Hayley Squires con su actuación en I, Daniel Blake, por la cual está nominada como Mejor Actriz de Reparto, hay una valentía por salir adelante con sus hijos y gracias a la ayuda de Daniel (Dave Johns). Si hay algo de victimización en la presencia de Hayley, es sólo momentáneamente y como una flaqueza en la que cualquiera podría caer en un momento de crisis.

A continuación, una escena de ella en la película y una entrevista a Hayley y al guionista del filme, Paul Laverty.



sábado, 27 de enero de 2018

Las nominadas a la Guayaba de Oro (IV): Jackie (Pablo Larraín, 2016)

A continuación, un contraste hecho por Cinegraphia entre los vestuarios diseñados para Jackie y los vestidos de Jackeline Kennedy en la vida real. La película, nominada en Mejor Vestuario para la Guayaba de Oro, narra los días posteriores al asesinato de Kennedy vistos desde la perspectiva de Jacqueline, interpretada por una enrarecida y, a la vez, fascinante Natalie Portman.


Las nominadas a la Guayaba de Oro (III): La La Land (Damien Chazelle, 2016)

A continuación, una fascinante entrevista al editor de La La Land, nominada en esta tercera Guayaba de Oro en la categoría de Mejor Edición. Notemos cómo, si bien entendemos la edición como algo muy técnico de un filme, tanto Tom Cross como el entrevistador están de acuerdo con que es un aspecto que busca indagar en el centro de los personajes y de la película que está siendo editada.